En mi blog escribo sobre marketing, publicidad, negocio y mi vida profesional. Espero serte de ayuda e inspiración.

Emprender comprendiendo el nuevo paradigma

Dos años de pandemia han cambiado el paradigma de las empresas, los trabajadores y los emprendedores. Todavía queda mucho por aprender y por emprender. Te invito a que lo hagamos juntos.

En este artículo se habla de:

CATEGORÍAS:
ETIQUETAS:
|

Emprender ya no está de moda.

Emprender, a día de hoy, se presenta como una necesidad.

Y cuando hablo de emprender quiero referirme a su significado etimológico. Emprender viene del latín in ‘en’ y prendĕre ‘coger’ y su significado según la R.A.E es:

info

“Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierra DIFICULTAD Y PELIGRO”.


Dificultad y Peligro podrían ser perfectamente los apellidos de un 2020 y un 2021 que, de un plumazo, se han llevado la poca seguridad que a duras penas retenían las herramientas de la “vieja normalidad”.

Ni los contratos fijos, ni la antigüedad en la empresa, ni las ayudas o subvenciones gubernamentales a empresas y profesionales, ni las hipotecas o créditos bancarios. Estas herramientas ya no garantizan seguridad, tranquilidad o bienestar.

Estas herramientas nunca fueron del todo seguras, pero así lo creímos y durante un tiempo fueron herramientas muy útiles para construir el bienestar social y apuntalar el progreso.

La realidad es que su utilidad empezó a diluirse con el nuevo siglo, que nos trajo nuevas tecnologías que ya entonces iniciaban el cambio hacia un nuevo paradigma económico, político y social: La llamada era digital y del conocimiento.

Los acontecimientos del 2020 aceleraron este cambio y su impacto ha colocado al sistema al borde del precipicio.  La reacción del sistema ha sido la que acostumbra: “inventarse” cientos de miles de millones de euros para repartir de manera que el dinero llegue a quien tenga que llegar para que todo siga como estaba. Un parche, otro más.

El sistema hace lo que sabe

El sistema crea dinero para emprender una solución-parche.

El impacto ha sido tan grande, que aún seguimos aturdidos, pero ya se están gestando otros tantos impactos que terminarán por transformar nuestra forma de vivir, comunicarnos y trabajar.

En este nuevo escenario no parece que un parche, por muchos millones que contenga, sea una solución a medio plazo.

Como individuo o como empresa, el hecho de optar por apalancarse en la vieja normalidad puede ser atractivo por lo cómodo (no hay cambio, ni dificultad, ni peligro aparente), pero en la nueva realidad se hará muy complicado optar al bienestar o la mera supervivencia empresarial si te dedicas a intercambiar horas por salario o viceversa.

Volviendo a la idea del parche, un parche en una rueda pinchada puede hacerte el apaño hasta que llegues a tu destino, pero tarde o temprano tendrás que cambiar la rueda o pensar seriamente en cambiar de vehículo.

Por eso es importante emprender, porque ya no sirve la bici con la rueda pinchada para llegar a donde has ido estos años (generalmente, al temido “fin de mes”).

Se acabó lo de intercambiar horas por salario o salario por horas, sobre todo si tendemos a regalarlas o no están relacionadas con la productividad.

Los que lo han entendido, se han puesto manos a la obra y han decidido que van a invertir ese tiempo, que antes dedicaban al intercambio, en crear un proyecto que les permita “moverse” hacia delante, progresar, ya no solo para crear el vehículo que los lleve a donde quieran, si no que si es necesario, crearán nuevos caminos hacia nuevos destinos.

Ellos confrontan la dificultad y el peligro no por valientes, si no porque han entendido que el 2020 fue el año de la dificultad y el peligro, el año que hace buena la definición de emprender, ¿recuerdas?: “Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierra DIFICULTAD Y PELIGRO”.

Este es el escenario y estas las opciones: “Esperar que” o “intentar que”.

A las empresas, profesionales y personas que decidan “esperar que”, les deseo de corazón que tengan suerte y que les toque algo bueno en el reparto.

A las que se decidan por el “intentar que”, mi más sincera enhorabuena. Han entendido el momento y han detectado la necesidad de transformarse y la oportunidad que trae cualquier cambio de estas dimensiones.

Mi nombre es David Álvarez, llevo más de 15 años asesorando a emprendedores, empresas y organismos internacionales en materia de marketing y estrategia empresarial.

He decidido “intentar que”, dar un paso hacia adelante, confrontar la dificultad y el peligro: Emprender.

Mi emprendimiento está íntimamente ligado a mi vocación por ayudar a personas, profesionales y empresas a validar y dar forma a sus proyectos.

Si estás interesado en emprender, te invito a que me sigas y podamos compartir puntos de vista y herramientas que nos lleven hacia nuestro nuevo destino. El que nosotros hayamos decidido. Será un placer ayudarte.

Gracias por leerme.

Compártelo con esa persona a la que sabes que le va a interesar.

David Álvarez González