En mi blog escribo sobre marketing, publicidad, negocio y mi vida profesional. Espero serte de ayuda e inspiración.

El poder de la repetición en tu negocio

Tu negocio está repleto de pequeños procesos que se repiten una y otra vez. Identificarlos te ofrece una oportunidad única de transformar tu negocio. Te cuento cómo influye el poder de la repetición en tu negocio y un procedimiento para sacarle partido.

En este artículo se habla de:

CATEGORÍAS:

El poder de la repetición puede transformar tu negocio.

Si hay algo que nos funciona a los humanos para aprender habilidades y desarrollar talentos, es la repetición. 

El ejemplo más claro del poder de la repetición lo tenemos cuando aprendemos a conducir.

Al principio, no podemos hacer ninguna acción sin mirar y pensar en nuestro movimiento, menos aún combinarlas: pisar embrague, cambiar de marcha, acelerar, agarrar bien el volante, mirar por el retrovisor, poner el intermitente, soltar el embrague, girar el volante para adelantar, acelerar, ufff.

Es imposible”, piensas, “no voy a conducir en la vida”, pero en unos meses, estás haciéndolo con precisión de cirujano y sin darte cuenta. Quizás no como Fernando Alonso, que dedica miles de horas a repetir trazadas, circuitos, curvas y salidas de carrera, pero conduces bien.

Y no, no conduces bien porque tengas un talento innato, lo haces porque repetiste una y otra vez un proceso y porque tuviste a tu lado a una persona que te instruía para que lo hicieras de la mejor manera y lo aprendieras, asimilarás y automatizarás lo antes posible.

Y no, tampoco trabajas bien, atiendes bien, redactas bien, negocias bien o resuelves bien los proyectos porque tengas un don. Lo haces porque has repetido una y otra vez el proceso, lo has mejorado y perfeccionado y lo has automatizado hasta el punto de no pensar en cómo se hace y centrarte solo en conseguir el objetivo por el que lo estás haciendo.

Esa es la magia y el poder de la repetición, te permite poner el foco en los objetivos y no en el proceso.

Porque el talento por sí solo, sin la repetición y trabajo para automatizar y perfeccionar, no es suficiente y solo sirve para generar frustración. Los deportistas de élite de eso saben toneladas. Simone Biles, Nadal o el propio Alonso no han llegado donde están solo por su talento, si no por las miles de horas de entrenamiento y repetición.

Una vez que han dominado los procedimientos de su disciplina, es cuando se ha desatado ese talento que los hace únicos.

¿Y en los negocios, qué?

La repetición puede ser tu mejor aliado, pero también el mayor peligro para tu negocio. Me explico.

No hay nada más poderoso. Mejorará tu producto, tus ventas, reducirá los costes, aumentará los beneficios y sobre todo, permitirá desarrollar tus talentos y los de tu equipo. Es un arma infalible que muy pocos negocios usan en la buena dirección. 

Y la mala dirección ya sabes cuál es. Se le conoce más como “el día a día” o el “aquí siempre se ha hecho así”.

La temible inercia.

Me refiero a la repetición de no hacer las cosas o de hacerlas de la manera que se han hecho sin importar los resultados que se obtengan. Sin un procedimiento trabajado, validado y analizado.

Y ahora te vendrá a la cabeza ese familiar que conduce fatal, aunque lleve haciéndolo treinta años. Ese que se sacó el carné no sabes cómo y que es un peligro al volante, pero que no le importa mucho el resultado porque ahí sigue, conduciendo. 

No le va mal, algún accidente, alguna multa, porque cambiar, ¿no? Pues porque no vive de conducir (como Alonso) y no está perdiendo dinero al hacerlo mal, pero tú si puedes estar perdiendo dinero y oportunidades para tu negocio.

Así que no puedes dejar que tu negocio siga repitiendo procesos de manera arbitraria, sin estrategia ni un procedimiento analizado, validado y trabajado.

El poder de escalar tu negocio a través de la repetición.

Tu negocio está influido por procedimientos que se repiten una y otra vez y que se activan desde la fase de prospección hasta la venta. No hay negocio que se salve de esta realidad.

Desde la atención telefónica o en establecimiento, hasta el desarrollo del servicio en sí o la experiencia de compra del producto. Pequeños procedimientos que se repiten una y otra vez. ¿los tienes identificados?, ¿los tienes en cuenta para mejorarlos?, ¿los analizas y sabes cómo afectan a tu día a día?

Si no los tienes identificados, posiblemente te enfrentes a ellos diariamente y sin una estrategia clara, te limitarás a improvisar y salir del paso. A hacer las cosas como siempre, por inercia.

Si vendes servicios, tu servicio en sí mismo es un procedimiento que repetirás una y otra vez con cada nuevo cliente. Trabajar en ese proceso y desarrollar un procedimiento con estrategia, te permitirá ser más eficiente y rápido, obteniendo mejores resultados.

Podrás atender a más clientes. Podrás crear un equipo, enseñarle tu procedimiento y escalar tu negocio hasta donde tú quieras.

Cómo aplicar el poder de la repetición en tu negocio.

Hay un procedimiento en cinco pasos que te ayudará a esta implementación:

Analizar. El necesario punto de partida, analizar lo que haces hasta ahora. Cómo lo haces, qué resultados obtienes, qué resultados esperas, qué resultados deseas.  

Probar y Validar. Ha llegado el momento de probar cosas nuevas y validarlas. ¿Cómo? Pues analizando los resultados que se consiguen. Si no son buenos, se desecha y se prueba otra cosa. Si son buenos, se incluye como nuevo proceso dentro del procedimiento.

Desaprender. Esta es la parte más dolorosa para cualquier ser humano y por ende, organización. Cambiar, desaprender, dejar de hacer las cosas como hasta ahora y enfrentarse al esfuerzo de empezar a hacerlas de otra manera. 

Repetir. Mejorar. Repetir. Mejorar. Repetir. No solo 3 veces, las que sean necesarias para perfeccionar el proceso y que sea asimilado. La nueva realidad, el nuevo día a día, el “ahora las cosas se hacen así”.

Automatizar. Aquí radica el poder de la repetición. Nos ayuda a automatizar el proceso, hacerlo orgánico y natural, sin necesidad de mirar un procedimiento. La automatización también encierra un peligro, por eso es importante que de vez en cuando se vuelva al punto de de inicio de este procedimiento (analizar) para ver qué se está haciendo y los resultados que estamos obteniendo.

Y eso es todo, tan sencillo como complicado, pero recuerda en aquel día que cogiste el coche por primera vez. Parecía imposible, pero al final lo conseguiste. 

Recuerda también si se te hace muy cuesta arriba, que tenías a un instructor que te aconsejó y enseñó una forma de hacerlo y que te guió en tu proceso. Busca ayuda y ahorrarás tiempo y dinero.

Cuando pones el foco en mejorar los procedimientos, las oportunidades se multiplican.

Hoy es un buen día para empezar. 

Si necesitas ayuda, tengo un procedimiento que he repetido y perfeccionado con muchos clientes y durante muchos años. Será un placer ser tu “instructor” en este desafío para tu negocio. Más información, aquí.

El poder de la repetición transformará tu negocio.

No me cansaré de repetirlo.

Compártelo con esa persona a la que sabes que le va a interesar.

David Álvarez González